¿Qué notas?

 

111118 Pentecostés 25 ¿Qué notas?

Rut 3: 1-5; 4: 13-17; Marcos 12: 38-44

 

Una vez cuando yo vivía en México, un grupo de obispos luteranos de los Estados Unidos visitó una aldea rural en Oaxaca. Luego de un recorrido por algunos proyectos agrícolas, se reunieron en los campos de maíz, y los campesinos les trajeron cajas de Coca Cola y cubos llenos de elotes. Algunos de los obispos se comentaron entre sí de lo triste que era que la Coca Cola había arruinado la pureza cultural de la gente. “Deberían estar sirviendo una bebida hecha localmente,” dijeron. Pero dos obispos comenzaron a decir las palabras de consagración sobre la Coca-Cola y el elote y tuvieron una celebración Eucarística allí en el campo con Coca-Cola y elote en vez de pan y vino.

Si bien era cierto que Coca Cola había tenido un impacto negativo en la salud, economía y cultura del lugar, no era el momento para discutir ese tema. Fue un momento de profunda comunión entre los obispos y estos agricultores indígenas de Oaxaca. Los obispos que ofrecieron la Eucaristía con Coca Cola y elote estaban prestando atención a lo importante.

Había muchas cosas a que prestar atención la semana pasada. El martes, hubo unas elecciones muy importantes que llenaron el país en unos casos de esperanza y en otros de temor; el miércoles, el presidente nombró a un fiscal general nuevo que es partidario, y podría acabar con la investigación sobre Rusia; esa misma noche hubo otro tiroteo masivo en Thousand Oaks, que dejó 13 muertos, y familias, una comunidad y una nación devastada; el jueves los incendios más grandes en la historia de California destruyeron casas, quemaron colinas y contaminaron el medio ambiente. ¿A qué debemos prestar atención en esta confluencia de acontecimientos?

El Evangelio de hoy también nos da varias opciones sobre dónde prestar atención.

  • Jesús llama la atención sobre el comportamiento de una viuda pobre y el de los escribas: critica a los escribas por hacer las cosas para aparentar, y alaba a la viuda por actuar sin prestar atención a quién está
  • También se da cuenta de la auténtica generosidad de la ofrenda que hizo la viuda con sacrificio desde su pobreza, y la contrasta con la generosidad aparente de los ricos cuya ofrenda se dio desde su riqueza sin que les costara realmente.
  • Justo después de comentar sobre la generosidad de la viuda, Jesús dice que el templo sería destruido. ¿Jesús está enfocándose en la generosidad individual de los pobres o en la manera en que las instituciones oprimen a los pobres?

Tradicionalmente, este pasaje se ha leído en las iglesias durante la campaña de las promesas financieras para llamar la atención sobre la generosidad de la viuda. Innumerables pastores, incluido este, han predicado que los miembros de la iglesia deben ser generosos en sus compromisos con la iglesia como la viuda pobre fue generosa en su donación al templo. Ese es un mensaje válido e inspirador, y como su sacerdote, espero que todos sigan su ejemplo y hacen grandes promesas a San Atanasio. 😊

Pero hablar solo sobre la generosidad de la viuda y perder el panorama más amplio sería falsificar el mensaje y perder el poder para transformar el mundo. En toda esta sección del Evangelio Jesús expone la corrupción del sistema del templo y proclama el fin de la vida centrada en el Templo. Recuerden que el Templo no era solo el centro de la vida religiosa, sino también la vida económica y política. Era la institución central de la sociedad, y Jesús estaba exponiendo su corrupción. No podemos fijarnos solamente en la generosidad de la viuda sin prestar atención a cómo el sistema devoraba a los pobres.

Y una manera en que la institución del templo devoraba a los pobres era por medio del sistema de sacrificio. A menudo la gente más pobre es la más dedicada a los valores religiosos. Sobresalen en el sacrificio porque no lo están haciendo para impresionar a nadie; creen sinceramente en el sacrificio. Pero esa dedicación los abre a ser manipulados por los sistemas religiosos. ¿Cuántos se han sacrificado para ayudar a los tele-evangelistas a comprar sus aviones? Jesús vio la misma dinámica en esta viuda. El sistema del templo la hizo pensar que el sacrificio era la mejor manera de alcanzar a Dios mientras los encargados del sistema la robaba.

Jesús tenía que acabar con la práctica manipuladora del sacrificio para salvarnos. Es imposible salvarnos como individuos sin salvar a nuestras instituciones al mismo tiempo porque nuestras vidas están muy ligadas a ellas. El Libro de Hebreos reúne lo personal y lo político. Cuando dice que Jesús no se ofreció una y otra vez como el sumo sacerdote…[sino] de una vez por todas, está tratando de ayudar a los primeros cristianos a comprender cómo Jesús llegó a cambiar fundamentalmente nuestras instituciones religiosas. Incluso hoy, hay personas en nuestras instituciones religiosas y políticas que dirigen a sus miembros a derramar la sangre de otros, no la suya. Jesús, en cambio, derramó su propia sangre para que algún día no sea necesario derramar la sangre de nadie.

En el Día de los Veteranos esta es una promesa importante. Al recordar con gratitud el precio que pagaron muchos soldados al derramar su propia sangre en lugar de la de su familia, sus amigos y sus conciudadanos, también debemos reconocer que no es el mismo sacrificio que el que hizo Jesús. Jesús no derramó la sangre de nadie más. La Buena Nueva en el Día de los Veteranos es que Dios promete que algún día ya no necesitaremos el terrible sacrificio de nuestros soldados; porque en Jesús, Dios sacrificó a sí mismo en vez de insistir en que nosotros hagamos los sacrificios. Así nos redimió no solo a nosotros sino a nuestras instituciones. En la Eucaristía Jesús ofrece un camino en que las viudas, y todos los pobres que ellas simbolizan, ya no se sacrifican al sistema, sino que son atendidas con amor.

La primera lectura es otra historia sobre viudas que también nos invita a prestar atención a la parte importante. Cuando Rut y su suegra Noemí regresaron a Israel desde Moab, ambas eran viudas. Vivían al borde de la supervivencia. Escuchamos esta historia mientras una caravana de madres y sus hijos hacen un viaje desesperado a nuestra frontera sur. Todo el mundo está prestando atención a eso ahorita; pero su atención los lleva a conclusiones muy diferentes – mandar víveres o mandar tropas.

En el tiempo de Rut las viudas no tenían derechos. La única forma en que podían sobrevivir era que sus familias las cuidaran. Una costumbre -el matrimonio de levirato proporcionó a un pariente del que murió como esposo para la viuda. Eso le dio a la viuda otra opción; pero todavía significaba que el hermano tenía el derecho de reclamar tanto la propiedad como la esposa del hombre fallecido. Sin embargo, Naomi sabía que el matrimonio de levirato era la mejor opción para Rut. Uno tiene que trabajar el sistema que tiene, usar las herramientas y habilidades a mano y hacer lo mejor que pueda. Hasta el día de hoy el sistema está apenas empezando a cambiar. Hay más esperanza ahora con más de 100 mujeres ingresando al congreso. Pero sigue frágil.

En medio de un sistema injusto, un individuo puede hacer una diferencia al prestar atención a lo importante. Cuando Boaz vio a Ruth por primera vez, le dijo a sus trabajadores que la cuidaran y le proporcionaran todo el grano que ella necesitaba. ¿Por qué? Tal vez era porque Rut era tan hermosa. Pero cuando ella le preguntó a Boaz por qué estaba siendo tan amable con ella – una extranjera – Boaz respondió que había escuchado sobre su amabilidad y el cuidado constante para con su suegra. Boaz se inspiró en la bondad de Rut para hacer algo bueno él mismo. La fidelidad de ella inspiró su fidelidad. Prestó atención a lo importante. Él se casó con ella y le dio la estabilidad de un hogar. Esa vez cambió la historia: Rut y Boaz fueron los bisabuelos del rey David.

En medio de los recientes tiroteos masivos en Pittsburgh y Thousand Oaks, escuchamos relatos de fidelidad y ternura de personas en esas comunidades. En la Sinagoga Arbol de Vida en Pittsburgh, Dr Jerry Rabinowitz corrió hacia los ruidos fuertes para ver si alguien necesitaba ayuda. Perdió la vida, pero su modo inspirador de extenderse por el bien de los demás sigue viviendo en las historias que se cuentan sobre él.

En Borderline Bar and Grill, el diputado del alguacil Ron Helus entró al bar basándose en los principios de entrenamiento que había aprendido: no espere. Enfrentar al tirador. Así que, cuando escuchó que el tirador todavía estaba dentro, Helus le dijo a un despachador. Estamos entrando. No buscaba honor. Solo hacía su trabajo de ayudar a los necesitados.

Amigos míos, el heroísmo que el mundo necesita no es religioso. Solo importa que seamos una iglesia si ser iglesia nos hace más fieles al prestar atención a lo importante. La próxima semana entregamos las promesas financieras para apoyar el ministerio de esta iglesia. A diferencia de lo que algunas personas dicen falsamente esta iglesia no tiene mucho dinero. Pero cuánto dinero tenemos es menos relevante que cuánta fidelidad mostramos, y con qué frecuencia prestamos atención a lo importante. Yo me comprometo a hacer mi parte como su sacerdote para ayudarnos a ser fieles y prestar atención a lo importante. Lo hago esperando que ustedes busquen ser fieles también. Así que yo traeré mi promesa con la esperanza de que será importante que seamos una iglesia. Les invito a considerar lo mismo al considerar la promesa que cada uno hará.