Adoración y Sermones

Cuando La Religión se usa como Excusa

091921 Pentecostés 19 Cuando La Religión se usa como Excusa

El sermón empieza en el minuto 19:00 del video

Santiago 3:13-17, 4:8-9; Marcos 9:30-37

     Los discípulos estaban usando su nueva fe en Jesús como una excusa para discutir quién era el más grande. Una vez que se convencieron de que Jesús era el Mesías, comenzaron a pensar en qué puestos podrían obtener en el nuevo gobierno que Jesús formaría: ¿cuál de nosotros ocupará los asientos más cercanos al trono? Los escritores de los Evangelios vieron esto como un problema serio para los seguidores de Jesús. La historia demostró que sí, era un problema. En el texto de hoy, todos los discípulos discuten quién es el más grande. En otros textos, Santiago y Juan hicieron la petición de Jesús. En Mateo, su madre le pidió a Jesús que a sus hijos se les concedieran lugares de autoridad en su reino.

       Todos sabemos que la religión no debe usarse como excusa. Pero en estos días de protestas contra las vacunas y las máscaras, vemos que la religión se usa a menudo como excusa. Vemos esto en las solicitudes de exenciones religiosas a los mandatos para usar máscaras y vacunarse. La semana pasada se informó que más de 3,000 empleados de LAPD han solicitado exenciones religiosas para la vacuna. ¿Quién sabía que el LAPD era tan religioso?

      La respuesta de Jesús a los discípulos por usar la

religión como una excusa para discutir sobre quién sería el más grande deja en claro que eso nunca puede sustituir un discipulado auténtico. En la verdadera religión y en la vida real, dijo, quien quiera ser el primero debe ser el último de todos y el siervo de todos. Y en caso de que eso no fuera claro, tomó un niño pequeño y lo puso en medio de ellos; tomándolo en sus brazos, les dijo, quien da la bienvenida a uno de esos niños en mi nombre me da la bienvenida. Cuando Jesús estaba enseñando en Galilea, los niños no tenían ningún poder o influencia para cambiar las opiniones de las personas. Pero Jesús les dio poder. Los convirtió en el centro de atención precisamente para cambiar las opiniones de las personas.

       Cuando leí las primeras líneas de Santiago a principios de la semana pasada, yo estaba listo para juzgar a los que resistían ser vacunadas y usar máscaras: si tienen envidia amarga y ambición egoísta en sus corazones, no se jacten y no sean falsos a la verdad. Tal sabiduría no baja de lo alto, sino que es terrenal, no espiritual, diabólica. ¡Ajá, pensé! Qué descripción tan perfecta de los que resisten ser vacunados. Definitivamente estaban siendo falsos a la verdad, poco espirituales y francamente diabólicos. Y tal como dijo Santiago, eso ha llevado al desorden y la maldad de todo tipo en la sociedad.

       Pero luego leí más en Santiago: la sabiduría de arriba es primero pura, luego pacífica, gentil, dispuesta a ceder, llena de misericordia y buenos frutos, sin rastro de parcialidad o hipocresía. Y una cosecha de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz. Caramba. Ya no pude seguir juzgando. Eso fue el martes. Luego llegó a ser el miércoles por la noche, y yo estaba en el servicio de Yom Kippur. La rabina nos invitó a hablar con la persona a nuestro lado y compartir con qué conflicto interno estábamos luchando. Lo primero que me vino a la mente fue mi actitud defensiva: el hábito de tener un argumento cuando alguien me ataca o me critica. Es una reacción instintiva. Santiago tiene una palabra para esto: la sabiduría [que] está dispuesto a ceder. Resulta que la sabiduría no siempre se trata de tener razón. A veces se muestra mejor cediendo a la otra persona y estableciendo la paz.

       Entonces, ¿cómo evitamos usar la religión como excusa y, al mismo tiempo, evitar juzgar a aquellos que lo están haciendo descaradamente? O, como dijo Santiago, ¿cómo equilibramos no ser falsos a la verdad con estar dispuestos a ceder? Insisto en que uno de los mayores desafíos del discipulado es crecer en una visión de la vida que toma en cuenta ambos lados de cada moneda. Tanto no ser falsos a la verdad como estar dispuestos a ceder al mismo tiempo; mantener la libertad y el sacrificio, los derechos y la solidaridad, los beneficios y los costos, el amor a uno mismo y el amor a los demás. Aquellos que toman un lado u otro suelen ser más resistentes al crecimiento. Saben que no están tomando todo en cuenta; pero, o creen que no pueden, o no quieren, sostener ambos lados.

       Cuando nos negamos a crecer hacia una visión de la vida que incluye ambos lados, nos destinamos a los conflictos y disputas que Santiago describe: los conflictos y disputas entre ustedes, ¿de dónde vienen? ¿No provienen de tus antojos que están en guerra dentro de sí? Proyectamos nuestros conflictos internos y antojos en los demás. Esto es, por supuesto, evidente en la postura anti-ciencia de muchos que resisten las vacunas. Siempre ha habido personas religiosas que han rechazado la ciencia porque creían que se oponía a su fe. Pero hoy en día muchas personas religiosas usan la fe como una excusa para hacer alarde de su rechazo de la ciencia y su insistencia en su derecho a la libertad religiosa. Santiago lo llama ambición egoísta.   

     ¿Qué provoca este alarde? Santiago dice que tiene sus raíces en los antojos que están en guerra dentro de ustedes. ¿Qué anhelan? Un anhelo es pertenecer a algo. Richard Rohr afirma que no es necesario pertenecer al grupo correcto para ir al cielo: el cielo no se trata de pertenecer al grupo correcto o seguir los rituales correctos. Se trata de tener la actitud correcta hacia la existencia. Lo mismo dice Santiago. Pero es lo opuesto a lo que creen los hermanas y hermanos evangélicos. Para ellos, el precio de la pertenencia es adherirse a unas creencias que parecen locas. Los humanos somos buenos para convencernos de que las creencias absurdas son aceptables si mi comunidad las cree.

     Es fácil para nosotros ver cómo los que resistan las vacunas proyectan sus conflictos internos y antojos en los demás. Pero, ¿cómo lo hacemos nosotros? Los servicios de Yom Kipur me recordaron lo universal que es el pecado y lo importante que es comenzar conmigo mismo cuando enfrento el pecado. Muchos nos enorgullecemos de creer en la ciencia. Hemos hablado mucho de eso para distinguirnos de los que resisten las vacunas. Es triste que sea necesario decirlo, pero lo es. Ese puede ser un buen punto de arranque para discernir qué tipo de sabiduría estamos usando. Recuerden: para Santiago, la sabiduría no se trata principalmente de la inteligencia y la ciencia, sino de relaciones humanas. Pablo dijo lo mismo al escribir a los Romanos: sean transformados por la renovación de sus mentes. No renovamos nuestras mentes solo leyendo libros, sino permitiendo que nuestro modo de pensar sea reemplazado por modos que se encajen mejor con nuestra experiencia a la luz de la palabra de Dios; que llegan a las raíces del conflicto. Solo así encontramos el espacio para una sabiduría que es primero pura, luego pacífica, gentil, dispuesta a ceder, llena de misericordia y buenos frutos, sin rastro de parcialidad o hipocresía.

     Santiago escribe: Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes. Jesús dice, quien quiera ser el primero debe ser el último de todos y siervo de todos. Nadie quiere estar en una posición más baja que la otra persona. Por eso, pocos están dispuestos a ceder, ser puros, pacíficos o amables cuando su orgullo se ve amenazado. Es por eso por lo que acercarse a Dios es más que un sentimiento bonito expresado en canciones. Es el paso más práctico que podemos dar hacia mejores relaciones. Sólo cuando el paisaje espiritual interno de nuestras vidas se transforme, al someternos a Dios, podremos tener relaciones saludables. Así pasaremos más allá de ver a los demás y a nosotros mismos como malos o buenos, correctos o incorrectos. Las partes irritantes o malas pueden ser las más superficiales, las más ligeras. El viento se los lleva. La espiritualidad los transforma.

      También absorbemos la sabiduría de arriba al dar la bienvenida a los pequeños en nombre de Jesús. Recibir a un niño toca algo en el corazón humano. Si Jesús estuviera respondiendo a los discípulos en nuestra época, podría haber tomado a otro tipo de pequeño: una persona sin hogar, un inmigrante, una mujer abusada, o incluso alguien que resiste la vacuna, para poner entre nosotros. Cuando nos acercamos a ellos y los recibimos en nuestro círculo, algo se transforma en nosotros. La envidia y los deseos equivocados comienzan a encogerse porque ya no necesitamos lo que nuestro prójimo tiene. Al acercarnos al suelo, el humus, encontramos la humildad que caracteriza la vida abundante. Una espiritualidad que nos acerca a Dios y a los pequeños es lo que va a transformar nuestras comunidades; no usando la religión como una excusa. Transformémonos.

 

Ver y Leer

Últimos sermones

La Sabiduría Grita: ¿Por Cuánto Tiempo?

091221 Pentecostés 16 La Sabiduría Grita: ¿Por Cuánto Tiempo? El sermón empieza en el minuto 18:30 del video Prov. 1:20-33; Santiago 3:1-12; Marcos 8:27-38      No sé cuántos de ustedes vieron las muchas imágenes de 9/11 que proyectaron en la televisión la semana...

Alerta: Una Mujer Sacuda el Mundo de Jesús

090521 Pentecostés 15 Alerta: Una Mujer Sacuda el Mundo de Jesús El sermón empieza en el minuto 14:00 del video  Santiago 2:1-10, 14-17; Marcos 7:24-37         Durante mi primer año de ministerio como pastor se publicó un libro titulado El reino al revés. Al instante...

El Amor Santo y Erótico

082921 Pentecostés 15 El Amor Santo y Erótico El sermón empieza en el minuto 18:00 del video Cantares 2:8-13; Marcos 7:1-8, 14         El novelista británico Martin Amis cuenta una historia en sus memorias que ilumina el pasaje de hoy en el Cantar de los Cantares....

Una Teología y una Espiritualidad de Transformación

082221 Pentecostés 13 El sermón empieza en el minuto 14:55  del video Una Teología y Espiritualidad de Transformación         Hoy no pude dar un sermón normal sobre los textos asignados. Mis reflexiones esta semana me han llevado por el lado de la caída de Afganistán...

La Religión del Estanque y la Religión del Mar

081521 Pentecostés 12 La Religión del Estanque y la Religión del Mar El sermón empieza en el minuto 18:00 del video 1 Reyes 2:10-12; 3:3-14; Salmo 111; Efesios 5:15-20 Juan 6:51-52         La semana pasada fuimos desafiados a enfrentar lo positivo y lo negativo en...

Enfrentar La Complejidad de la Vida

080821 Pentecostés 11 2 Samuel 18:5-9, 31-33; Efesios 4:25-5:2, Juan 6:35, 41-51        Bueno, disfruté de mis vacaciones, pero ahora se acabaron. Algo que cambia cuando voy de vacaciones es que dejo de ser tan adicto a las noticias. A pesar de que no dejo de...

Retiros

Una parte importante del ritmo de la vida de fe es alejarse de la rutina habitual. Los retiros lo ofrecen de manera poderosa. El Centro de la Catedral tiene su propio centro de retiros, que ofrece alojamiento y comida, y espacio para retiros individuales y grupales. Además, San Atanasio realiza retiros cada año. A veces se trata de eventos de fin de semana para toda la congregación, como nuestro fin de semana anual llamado “Encuentro.” También ofrecemos retiros ocasionales de medio día en Adviento y Cuaresma. Retiros guiados personales también están disponibles bajo petición.